Tus recetas van dentro de una caja isotérmica (preparada para mantener la temperatura) junto con acumuladores de frío, lo que asegura la cadena de frío durante la duración del trayecto.


¡Verás que los ingredientes te llegan bien fresquitos!